El origen del emprendimiento

Aunque parezca una paradoja, los tiempos de crisis incentivan mucho más la aparición de emprendedores que los tiempos de estabilidad económica. Si, cuando el mercado laboral no cubre las expectativas de quienes buscan mejorar sus finanzas, bien sea en el ámbito profesional, empresarial o independiente, el desarrollo de un negocio propio u organización propia pareciera ser la opción más atractiva.

En el año 2009, la red online de profesionales “Linkedin” realizó una encuesta global a través de su sitio web, www.linkedin.com, donde participaron tres mil personas (3.000). Allí, se les consultó sobre lo que harían en caso de ser despedidas de sus empleos. Para sorpresa de muchos, la mayoría respondió que apostaría por poner en marcha su propio negocio. Para citar un ejemplo, el 58% de los participantes españoles que respondieron a la encuesta así lo señalaron, situando a la nación ibérica como uno de los países más emprendedores del mundo.

Hablando de la República Bolivariana de Venezuela, según datos arrojados por el Monitor Global de Emprendimiento (GEM), esta, es uno de los países con mayor vocación emprendedora en el mundo. Para enero de 2012, 15,4% de la población se encontraba sumergida en nuevas iniciativas, 67% percibe que tiene las capacidades para emprender, y 83,1% de la población cree que emprender es una buena opción. Parte de las causas de estas cifras se encuentran en la gran cantidad de nuevas leyes vinculadas a lo laboral que de una u otra forma han puesto contra las cuerdas, hablando en términos de boxeo, al empleador venezolano, beneficiando, en algunos casos, desproporcionadamente al empleado.

¿Cómo es posible esto? Muy sencillo, en ambos casos el individuo se ve empujado por el contexto áspero, de escasa oferta laboral a confiar y/o a apostar por sus propias potencialidades humanas y recursos financieros. Dicho de otro modo, la escasez de oportunidades en un sector se traduce en expectativas y sueños por alcanzar a través de un emprendimiento comercial, profesional, empresarial, innovador, tecnológico, de servicios, o social.

Emprender es una forma de pensar y de actuar, tiene su origen en las personas performativas, aquellas que se esfuerzan permanentemente por convertir sus pensamientos y palabras en acciones concretas que generen valor para sí mismas y para la comunidad que las rodea. Aquellas personas que encuentran en las dificultades y en las adversidades ese elemento catalizador necesario para inspirarse y lograr un cambio positivo en sus vidas.

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.” Albert Einstein

8 pensamientos en “El origen del emprendimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s