Hacer una tesis es rentable

b190b9bcae39ee6b68c160e3e6f45456

Hacer una tesis debería ser una experiencia positiva, dados todos los beneficios que trae; sin embargo, sucede todo lo contrario. La tesis atemoriza, asusta, provoca ansiedad, angustía y muchas veces desesperanza.

Las exigencias académicas en el mundo laboral han aumentado. Ya no es suficiente ser licenciado, hoy necesitas seguir estudiando, haciendo maestrías y doctorados, volviéndote especialista en algún aspecto de tu profesión.

Ser especialista antes de culminar la profesión parece una tarea casi inalcanzable; sin embargo, hay una forma de lograrlo: investigando. Investigar es hoy la mejor manera para ser un profesional de vanguardia, actualizado, crítico, creativo, innovador, emprendedor y polivalente.

Investigar significa estudiar continuamente un tema hasta dominarlo y crear conocimiento nuevo para resolver problemas, fundamentar propuestas, decidir inversiones o simplemente responder preguntas de tu especialidad o crear nuevos problemas, más originales, más audaces, más revolucionarios.

Definitivamente, si te conviertes en un profesional con estas competencias, tendrás un futuro prometedor, pues más de una empresa querrá contratarte y ofrecerte una línea de carrera. En efecto, invertir en tu formación es el mejor negocio de tu vida, no hay que ir muy lejos para demostrar que esa es una verdad incuestionable.

Invertir en educación, aumenta directamente tu nivel de ingreso. Si observas notarás que mientras mayor es el nivel educativo del trabajador, mayor es su nivel de ingreso. Y no solo eso, notarás también que hay una diferencia abismal entre el ingreso de los trabajadadores con universidad incompleta en comparación de los que tienen universidad completa, lo que demuestra que la educación superior universitaria es rentable, pero siempre y cuando se culminen los estudios.

La fórmula parece sencilla: termina la universidad y obtén tu grado académico de bachiller y tu título profesional. Sin embargo, esa fórmula se complica cuando debes demostrar primero que estás listo para salir al mercado laboral. Y la prueba de fuego que lo demuestra es la sustentación de una tesis, producto de una investigación.

Aunque muchas universidades utilizan otras modalidades de titulación profesional (Ej. El curso de actualización o la experiencia laboral), la tesis siempre será la más exigente y de mayor valía. Siempre ha sido así, desde su aparición hace ocho siglos y seguirá siéndolo por mucho tiempo más. Los empresarios de hoy saben del valor y competencias que se requieren para hacer una tesis, por eso están prefiriendo a profesionales titulados con ella. Todo parece indicar que ser profesional del siglo XXI, con altos ingresos y muy bien valorado, exige la necesidad de titularse con tesis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s